CIRUGÍA PERIODONTAL

Cuando hay una enfermedad periodontal se forman unas bolsas entre la encía y el diente, que favorecen la acumulación de placa y sarro. Si estas bolsas no disminuyen su profundidad tras los raspados radiculares, es necesario acudir a la cirugía para eliminarlas.


Se trata de abrir la encía en la zona afectada, con el fin de limpiar las raíces y en caso de que sea necesario alisar el hueso, para eliminar los recovecos en los que se pueda seguir acumulando placa y sarro. Después se elimina el tejido gingival enfermo y se sutura. 


En la mayoría de los casos, tras esta cirugía el nivel gingival se queda más bajo dejando al descubierto algo más de raíz. Esto puede provocar un poco de sensibilidad, pero con tratamiento y tiempo esta suele disminuir o desaparecer.

Image title