CORDALES O MUELAS DEL JUICIO

Las muelas del juicio son los últimos molares de la boca y son los últimos dientes en erupcionar.


En casos en los que la boca no tiene suficiente espacio libre para acomodarlos, los dientes quedan retenidos o atrapados por los molares vecinos o por el mismo hueso debajo del tejido gingival, lo que produce frecuentemente dolor e hinchazón en la zona. Las muelas del juicio que emergen parcialmente o erupcionan torcidas, también pueden provocar un apiñamiento doloroso y lesiones en otros dientes. Por todo ello, es prudente extraer estas muelas tempranamente.


La extracción quirúrgica de los cordales es una intervención que generalmente se realiza con anestesia local y se realiza habitualmente, primero las de un lado y después las del otro lado.


En la intervención como la muela del juicio no ha erupcionado normalmente en la boca, suele ser necesario hacer un pequeño corte en la encía que la cubre. En ocasiones también es necesario eliminar algo de hueso que rodea la muela del juicio, o bien cortar la muela en dos o tres fragmentos. Una vez se ha extraído, la encía se repone con puntos que se eliminan a los 7 días.

Image title